viernes, junio 06, 2008

Libros para bajar

Libros Publicados por Gerardo Oyaregui

Para que todo aquel que lo necesite, tenga acceso a ellos sin mediar costo ni trámite alguno.

Nota: Los libros está alojados en la "nube" de 4shared.com


domingo, noviembre 18, 2007

LA MATRIZ DE MAYA

No está dentro de mis posibilidades llegar a la finalidad última de la esencia de la conciencia de ser; ni siquiera tengo el deseo de intentarlo, pero disfruto de exponer lo que creo observar, sin pretender otorgarle valor alguno.

LA PERCEPCIÓN HUMANA

EL hombre vive su acontecer diario en estado de vigilia -o “despierto”- con la sensación de solidez, realidad y permanencia. La sensación de solidez la otorga el hecho de que la materia de la que está constituido su cuerpo, vibra en más o menos las mismas frecuencias que los objetos del entorno y, por lo tanto, puede “tocarla”.

La sensación de realidad se debe a que la percepción del hombre medio está firmemente anclada en su estado de vigilia material (con excepción de su estado onírico al cual considera una fantasía sin mayor realidad) y solo en casos muy especiales puede percibir otras formas de conciencia. Al experimentar ese estado como único real, la tendencia del hombre es otorgarle autenticidad sin preguntarse acerca de su naturaleza.

La sensación de permanencia es creada porque el entorno está ahí, día tras día, produciendo un efecto de continuidad incuestionable; por lo tanto, el hombre tiende a creer que “lo que está ahí todos los días, al alcance de su percepción, es permanente”.

Estas tres cualidades lo impulsan fuertemente a creer sin mayores cuestionamientos en su vida material mundana. En la inmensa mayoría de los casos, él cree que es la única “realidad” posible y todo lo ve desde esa perspectiva: toda explicación, aún religiosa, es descripta con los elementos de su estado de vigilia, aunque con sus modelos intelectuales no pueda explicar ni el más mínimo de los procesos con los que convive a diario.

Aún ante este obvio desconocimiento, el hombre rara vez se detiene a considerar el funcionamiento de su mecanismo perceptual y sus limitaciones. Visto desde la Biología, la percepción material consiste en estímulos eléctricos generados en los órganos sensoriales y transmitidos al cerebro que, mediante una interfaz desconocida, se transforman en sucesos psíquicos que interpretamos subjetivamente como materia sólida con formas, colores y movimiento, sonidos, olores y sabores. La naturaleza última de estos sucesos psíquicos aún no puede determinarse. Tampoco se conocen las limitaciones interpretativas de cada estímulo recibido.

Objetivamente, el hombre desconoce que hay fuera de él; sólo sabe que hay “algo” que impacta en sus órganos sensoriales produciendo corrientes eléctricas. La Biología sabe que cada uno de dichos órganos sensoriales está sintonizado en un rango limitado, por lo tanto, es obvio que existirán infinidad de “algos” que, al estar fuera de ese estrecho rango, no podrán ser percibidos mediante los cinco sentidos conocidos. La evidencia más sencilla de esto la constituyen todas las radiaciones conocidas por el hombre que no impactan en sus sensores pero que sí pueden ser registradas por aparatos especiales, por ejemplo, las ondas de radio. Visto esto, la pregunta surge de manera espontánea: ¿cuánto más existirá fuera del alcance de la percepción humana y de sus aparatos? Es claro que infinitamente más.

Considerando lo expuesto, se hace evidente que el hombre vive en una “realidad” desconocida, ya que la “realidad conocida” consiste en un mapa psíquico construido dentro de él. Fuera de sí mismo, o sea, de su percepción subjetiva e incompleta, no sabe que hay. Por lo tanto, hablar de “realidad” no tiene el menor de los sentidos. En el mejor de los casos se podrían considerar “realidades” parciales y personales de acuerdo a la sintonía del perceptor, o sea, de las características de sus sensores y de las particularidades interpretativas del psiquismo que recibe los estímulos y los traduce según su propio sistema de codificación.


EL SUEÑO PERSONAL Y EL SUEÑO COMPARTIDO

Lo visto deja ver con absoluta claridad que el hombre crea la “realidad” dentro de sí mismo de la misma manera que su psiquismo crea sus sueños durante el estado onírico.

Mientras el ser humano sueña, no duda que está viviendo la realidad aunque sea esclavo pasivo del argumento de sus sueños. Toda voluntad le es anulada a pesar de que es su propio psiquismo el creador de esos personajes y sucesos. Su discernimiento, su razón y su justa evaluación de la “realidad”, cualidades que tanto orgullo le producen en su estado de vigilia, dejan de funcionar; todo lo que despierto le parecería una aberración, es aceptado mansamente como válido mientras sueña. Noche tras noche a lo largo de toda su vida entra en esa dimensión psíquica y jamás logra conocerla, y mucho menos aún controlarla; noche tras noche el hombre es “engañado” por una zona de su propio psiquismo... Aún así, el ser humano continúa convencido de la realidad de su “realidad” de vigilia y de la irrealidad de sus sueños.

Una de las diferencias entre ambos estados es que en la “realidad” de vigilia, él y sus pares se encuentran día tras día con los mismos elementos (objetos, personas y sucesos), lo cual, podríamos decir, solo le otorga la categoría de sueño compartido en contraposición con el sueño personal de todas las noches en el cual las variaciones de sus elementos son continuas (con excepción de los tan conocidos sueños recurrentes). Estas dos categorías podrían llamarse también sueño despierto y sueño dormido. Otra de las diferencias que podrían argumentarse es que en el sueño despierto el psiquismo recibe los estímulos desde el exterior y en el sueño dormido las sensaciones provienen exclusivamente de sí mismo. Pero si tenemos en cuenta que en nuestros sueños sentimos las mismas sensaciones (táctiles, auditivas, visuales, olfatorias y gustativas) que en estado de vigilia, podemos concluir que nuestro psiquismo no necesita ser estimulado desde los órganos de los sentidos para crear la “realidad”. Toda sensación perceptual proviene de sí mismo. Por lo tanto, en este contexto, el concepto de exterioridad-interioridad deja de tener sentido: solo podemos hablar de percepción.

Creo adecuado afirmar que el hombre en su estado de vigilia no está más despierto que en su estado onírico ya que no es consciente de la totalidad de su conciencia de ser. Si fuera totalmente consciente de todo lo que ES -no de lo que existe-, con seguridad se encontraría con la sumatoria de todos los estados posibles de la percepción, o sea, de la capacidad creadora primigenia totalmente consciente de sí misma, o sea, la conciencia en su más pura esencia sin sustancia. Cuando algunos perceptores superiores vislumbran ese estado, lo llaman Dios...

CREACIÓN DE LA “REALIDAD”

Considerando lo expuesto, pareciera que mi intención es desestimar o relativizar el valor de la vida “material”. Nada más lejos de mi intención. Por el contrario.

No es necesario ser un observador profundo de la conciencia de ser para llegar a la conclusión de que parece poco viable que exista algún elemento superfluo dentro de todo lo existente (cuando digo existente me refiero a la esencia percibiéndose a si misma en todas las formas posibles). Creo más atinado creer que cada “cosa” perceptible (léase creada) ocupa un lugar insustituible dentro de la dinámica general. Por lo tanto, ninguna componente debe ser desechada o relativizada su importancia.

La esencia primaria de la que está constituida la “realidad” (léase percepción) pareciera ser algo así como esencia creadora con capacidad para crearlo TODO; o sea, esencia autoconsciente conteniendo en sí misma infinitas posibilidades creativas (léase perceptuales).

Dentro de un contexto de potencialidad creadora (me abstengo voluntariamente de utilizar el término energía), los conceptos de materia, tiempo y realidad carecen de sentido, ya que TODO consistiría en percepciones creativas cuyos elementos y argumento dependerían de la necesidad de cada centro perceptor individual. Al decir centro perceptor individual no pretendo fragmentar la totalidad, ya que considero que la esencia creadora es una e indivisible, o sea: ES en sí misma y para sí misma; pero a fin de esbozar una explicación comprensible por el intelecto humano debemos tomar modelos y conceptos del mundo “conocido”. La suma de todas las percepciones de todos los centros preceptores integrarían la esencia primigenia. Dicho a la inversa: la esencia creadora única estaría percibiendo dentro de sí misma creando un “juego” cuyo motivo y argumento se encuentra muy lejos del entendimiento del hombre. Pero considerando lo que se encuentra al alcance de la observación humana, pareciera que la finalidad básica de la esencia creadora se orienta en dirección de la toma de conciencia. Si nos detenemos a observar detalladamente a los seres humanos y los sucesos por los que atraviesan a lo largo de toda su Vida, podremos advertir que, inevitablemente, el devenir los impulsa a tomar conciencia cada vez más profunda de la esencia de la percepción. Por supuesto, esto sucede en muy distintos grados de profundidad y a muy diferente velocidad. En muchos casos, estos avances evolutivos ni siquiera son registrados por la persona, pero presumo que aún así, el Alma (la porción de esencia creadora correspondiente a cada ser), gana conciencia en algún grado.

Dije que, de acuerdo con mi visión de la “realidad”, la esencia creadora posee la capacidad de crear TODO. Si ejerciera esta facultad de manera simultánea (tal vez en algún plano lo haga), no habría manera de distinguir un elemento de otro ni un suceso de otro y, por lo tanto, carecería de utilidad, por lo menos en lo que respecta a la percepción humana que reconoce (percibe) por diferenciación. Es obvio entonces que se necesita un orden, un orden creativo para armar la “realidad”. Esta necesidad de orden implica la existencia de algo así como un programa, un molde, una matriz que organice y regule la percepción a fin de otorgar coherencia al devenir de la conciencia. La pregunta surge de manera inevitable: ¿qué es y dónde está dicha matriz? Sai Baba lo expresa con absoluta claridad diciendo que “la mente contiene dentro de sí toda la historia de la Creación, por eso es la matriz de Maya”. El hinduismo llama Maya a la ceguera del hombre que lo lleva a confundir lo real, lo eterno (la esencia creando) con lo irreal, lo transitorio (cada centro perceptor viviendo su sueño evolutivo en la Vida). Por supuesto, no creo que se refiera a que la matriz de la percepción humana sea la mente consciente (el intelecto, la razón) sino a las profundidades del nuestro insondable psiquismo inconsciente, o sea: al Alma. Es claro que la mente posee una matriz común que nos permite a todos los seres humanos compartir este sueño despiertos y percibir los mismos elementos, así como también, con seguridad debe poseer en sí el “mapa” de nuestra evolución individual. Dicho mapa (programa de estudios para evolucionar) nos lleva a soñar despiertos un determinado argumento, o sea, a crear con absoluta precisión los seres y los sucesos que necesitamos para cumplir con nuestra inevitable tarea de toma de conciencia. El psiquismo consciente no es informado de manera directa de los detalles del trabajo ya que éste no posee la capacidad para comprender ni aceptar de manera voluntaria el duro y prolongado aprendizaje. La mente consciente se entera de las tareas cuando se ve puesta ante problemas de los cuales no puede escapar sino por la vía de la aceptación y la resolución. Para el Alma no existe el dolor ni el placer: solo la toma de conciencia. Toda medida será tomada por el Alma en caso de ser necesaria, sin importar el agrado o el desagrado, el acuerdo o el desacuerdo que pueda producir a la mente conciente o al cuerpo del hombre. Si se consultara al deseo del ser humano para crearse y desarrollar tareas que produzcan evolución, con seguridad se apartaría de todo lo que le cause esfuerzo, dolor o molestia, con el resultado de seguir detenido por toda la eternidad en el mismo estado: la búsqueda de situaciones placenteras. Una búsqueda de placer que solo le causa dolor, ya que la inconciencia solo puede producir placer momentáneo a la mente consciente y al cuerpo físico (ego), y ambos son elementos del sueño despierto y, por lo tanto, irreales. Lo único real es la esencia creando conciencia.

Esta modalidad de problemas puestos ante el hombre provenientes del Alma (la mente inconsciente) con la finalidad de impulsarlo a evolucionar, es claramente observable en los sucesos de la vida de cualquier ser humano. Todos sabemos en nuestra propia existencia lo inesperados que nos resultan nuestros problemas; algunos suelen parecer una verdadera broma del “destino”. Lo que rara vez advierte el hombre es que cada problema resuelto -o aceptado en caso de no poseer una solución (por ejemplo, el fallecimiento de un ser querido)- le deja como rédito un poco más de temple, de madurez, de equilibrio, de paz, de confianza en algo superior, de propósito profundo, o sea: de conciencia.

Otra de las particularidades que pueden verificarse en el entrenamiento del Alma es la continuidad de los conflictos. Durante toda su vida el hombre tendrá problemas que resolver. La importancia y la cantidad pueden variar ampliamente pero nunca faltarán cuestiones de las que ocuparse. Es obvio que suceda así ya que no existe una escuela que no entrene a los alumnos mediante la resolución de problemas de distinta naturaleza, desde los puramente teóricos hasta los puramente prácticos; desde los que implican afecto profundo hasta los de naturaleza material. El Alma individual (¿individual?) debe llegar a conocer todas las particularidades de la esencia creadora, o sea, debe llegar a conocerse a sí misma en toda su capacidad. El Alma lleva en sí una parte de esa esencia aunque no sea consciente de eso y, por lo tanto, también es creadora dentro de sus posibilidades. Al ser creadora debe ser entrenada para crear desde pequeñas obras al principio, hasta llegar a ser la esencia misma en pleno.

Es frecuente que el hombre con su muy limitada conciencia, en su ceguera, trate con los procesos de la vida de manera superficial demorando la evolución. Esto obligaría a la esencia a instrumentar el correctivo. Todos conocemos los muy duros sucesos a los que nos somete la Vida a fin de volvernos al camino. Cuando la Vida -la esencia creando conciencia para conocerse- aplica su Ley, no existe posibilidad de escapar a los acontecimientos: la Vida no va a escuchar los deseos humanos.

Gerardo Oyaregui - miserendios@yahoo.com.ar

Autor de:

  • Bioenergía con Manos y Piedras
  • Bioenergía Humana
  • Sobre Tontos y Sabios (del 1 al 500)
  • Sobre Tontos y Sabios (del 501 al 800)

miércoles, mayo 31, 2006

Marcela nos cuenta...


Nunca antes me animé a escribir algo sobre alguien que conozco para que lea la gente en general, pero esta vez considero que mi experiencia puede servirle a otros y por eso humildemente les cuento……….

Es difícil expresar con palabras la experiencia de haber conocido a Gerardo.
Por esos caminos de la vida, una amiga me habló de él me invitó a ir a verle.
Al verle recuerdo que me pareció una persona frágil, pero al mirarle a los ojos descubrí en él una gran fortaleza y enorme cariño,

UN SER ESPECIAL, basta mirarle a los ojos.

Fue en un momento de mi vida en el cual mi confusión era muy grande y reconozco que fui en busca de alguien que me escuchara, me dijera que hacer y resolviera mis problemas, dándome una palmadita en la espalda.

Las cosas no sucedieron como yo pensaba, en cuanto que mis problemas y angustias no se solucionarían en dos segundos, ni tampoco de la manera en que yo quería , recuerdo que los primeros encuentros, no paraba de hablar y llorar, re ansiosa por resolver mis temas de forma inmediata. Como si las cosas se fueran a solucionar por el sólo hecho de contarlas.

Gerardo no me dijo que hacer, al menos no de la manera que yo lo esperaba. Lo cual podía ser frustrante pero en cambio sentía algo dentro de mí, algo estaba pasando que me hizo seguir yendo a verlo.
Con pocas palabras o con alguno de los relatos que leía para todos los presentes y que ó casualidad siempre parecía específico para mi, me hizo sentir y ver las cosas de manera diferente, y darme cuenta de muchas otras, aún de aquellas que no me gustaba descubrir.

Poco a poco y desde el primer día uno va sintiendo un cambio, ya no se necesita hablar y hablar, lo que uno siente en su presencia, persiste aún cuando el no está presente. Y uno va sintiendo y viviendo las cosas de manera diferente, hasta el entorno de uno va cambiando, la relación con los demás, con las cosas.
Es de a poco, pero uno va sintiendo una modificación interna, una gran sensación de Paz y un sentimiento de Amor que lo va invadiendo a uno, la noción del tiempo parece desvanecerse, y todo lo que uno experimenta queda dentro de uno y va produciendo cambios.

Es difícil de explicar, disculpen, hay que vivirlo, y les aseguro que no es una frase.

Agradezco el privilegio de conocerlo, y espero que muchas personas más puedan sentir lo que uno siente luego de hacerlo.

Marcela C. Sánchez

jueves, mayo 25, 2006

Lo que pasó ...

Los días sábabdo y domingo 22 y 23 de abril de 2006, el salón Caraffa abrió sus puertas para un evento al cual no estaba acostumbrado, de hecho, ya no parecía el mismo salón de siempre, luz tenue, un ambiénte cálido (a pesar del frío climático que por la época es normal en La Cumbre), música suave y tranquila, que invitaba a permanecer calmos y en una actitud de mirar hacia dentro.



A las tres de la tarde, tal vez unos minutos más tarde, entró al salón Gerardo, y tras una breve introducción por parte de uno de los presentes, comenzó el encuentro ...

La caratrerística de este encuentro fue la participación, todos tuvimos ocasión de exponer nuestros pensamientos y expectativas respecto al evento.- La sensación en general, creo, la de ser llevado a verse a si mismo con ojos nuevos, como si estuvieramos ante un espejo. La reacción... bueno, hay que admitir que no hubo reacciones tibias, verse a si mismo de una manera nueva, sin distorsiones, o al menos con una visión más clara de la que estamos acostumbrados a tener, siempre resulta un poco fuerte, aunque tolerable si nos interesa la verdad y no tenemos intención de autoengañarnos.-



El salón estaba decorado con flores, las sillas dispuestas en diseño semicircular; en el centro, un sencillo silloncito sirvió de asiento para Gerardo, un poco bajo tal vez... pero creo que estaba cómodo. No debe ser fácil permanecer sentado tantas horas, hablando, escuchando, amando, comprendiendo la particular situación de cada uno, dando todo de sí a cada momento...

Entre rato y rato de charla, cuentos, reflecciones, también se escuchaba música, y cada palabra, cada momento de estar presentes, prestando atención, y en cada compás de esos sonidos de la India (que podrían haber sido de cualquier lugar, pero fueron esos ... porque son realmente bellos), era posible establecer más y más la atención en la propia conciencia, por encima de los vaivenes fluctuantes del pensar cotidiano, y SER.

... y bien, esto puede pasar ... o puede No pasar, ¿de que depende? ay... que imposible para mi decirlo.- Alguien preguntó, justo despues de uno de estos momentos musicales, si se podía definir un COMO ir más allá de la mente pensante e ingresar en esa zona de silencio...

No hubo como respuesta una afirmación, lo cual era totalmente esperable... alguien más acotó, si hubiera un manual de intrucciones, tal vez tendría como contenido una hoja en blanco.

No importa, estamos aprendiendo, y estamos creciendo, después de todo, nos los seres humanos nos parecemos mucho a chiquillos caprichosos que quieren todo YA. Y después de una ocasión como ésta, me queda pensar: 'mejor vamos despacito', si dos días en la vida pueden armar tanta revolución, como para que solo haya podido ponerme a escribir esto con un mes de demora, mejor vamos despacito, y tratando de comprender y practicar la honestidad para consigo mismo en todo sentido, y poco a poco: SER será naturalmente lo que ES. Y eso soy, eso sos, eso ES.

miércoles, abril 05, 2006

Falta menos...

Ya se acerca la fecha del encuentro y queria agradecer a todos los que colaboraron para recolectar los recursos de la publicidad. Dentro de poquito ya estaran los folletos y carteles dando vueltas por el valle!! Parece loco pero siento que desde que empezamos con esto de organizar otro encuentro se estan moviendo muchas cosas internas y externas, y no solo en nosotros sino en todo el pueblo. Quizás sea sutil, pero no imperceptible. Gracias a todos los que estan pulsando por el amor y la sanación. Por ahora nada mas amigos, quizás en otro momento esté más inspirada...que la alegria y la paz los abrace!!!

miércoles, marzo 22, 2006

Palabras de introducción al Encuentro...

Lugar del Encuentro: Salón Caraffa, Pasaje Tassano s/n - La Cumbre .- Sierras de Córdoba -
Fecha: Sábado 22 y Domingo 23 de Abril de 2006 -
Horario de entrada: de 15:00 a 20:00 horas -
Por más detalles y si desea colaborar en la difusión de este encuentro escribir a piet@alacumbre.com


Un Instrumento de Dios

Por Gerardo Oyaregui.- [feb. 2006]

Sabemos que en toda la historia de la humanidad existieron seres con capacidades distintas de las del hombre mayoritario. Ellos poseen, en diferentes grados, mayor conciencia. ALGUNOS son conocidos como Avatares, Maestros, Yoguis, Lamas, Monjes, Sanadores, y muchas otras categorías imposibles de calificar y clasificar por medios intelectuales ya que se trata de estados evolutivos. Esto hace que su presencia produzca distintas sensaciones y efectos que van a depender de la sensibilidad y la apertura de cada persona , o sea: de su estado de conciencia. También influirá cada camino de vida en particular, ya que hay procesos que deben ser vividos para el aprendizaje del Alma y, por lo tanto, no pueden ser evitados.

Estos seres no diagnostican, no prescriben, no prometen resultados, no aconsejan, no tienen contacto corporal con las personas asistentes, no utilizan ningún objeto ni instrumento, no pertenecen a ninguna religión, no se trata de ningún tipo de medicina, tratamiento o terapia.

Si usted desea explicaciones acerca de lo enunciado, recuerde que las experiencias del Alma no pueden ser explicadas: deben ser vividas . Los conceptos del intelecto son muy limitados ya que provienen de la experiencia mundana material, por lo tanto, no pueden aplicarse para describir lo que sucede en las profundidades del Ser. No existe rótulo conocido que pueda siquiera aproximar una idea. Solamente la percepción personal puede llegar a conocer algo de lo que son estos seres y de lo que se siente en su presencia.

No utiliza disciplina ni técnica alguna: sólo conciencia a través de él.

¿En qué consiste el trabajo?

Mientras actúa su presencia se comenta el problema específico si la persona lo desea, se explican procesos de la Vida, se responden preguntas, y se dedican momentos a intentar que cada uno acceda a su propio interior, ya que es ahí donde reside el origen de sus conflictos.

Y RECUERDE SIEMPRE: No existe elemento al alcance del hombre capaz de reemplazar el trabajo de evolución que cada uno debe hacer sobre sí mismo; por lo tanto, NADA NI NADIE puede lograr algo definitivo en quien elige persistir en el error.

viernes, marzo 10, 2006

Fecha del tercer encuentro

Confirmamos los días del tercer encuentro en La Cumbre:
22 y 23 de abril de 2006 - en el salón Caraffa - ubicado en Pasaje Tassano s/n
Si deseas anotarte podés enviarnos un mail a: mailto:piet@alacumbre.com


miércoles, marzo 08, 2006

vínculos

nota publicada en argenguide

Sobre el Vivir - comentarios y algo más


Estamos preparando el terreno para la tercera visita de Gerardo Oyaregui a La Cumbre ...
La última visita fue los días 4 y 5 de noviembre de 2005, han pasado apenas unos meses desde entonces.

Bien, iremos contando como salen las cosas para quién esté interesado en la propuesta de Gerardo.

También pienso publicar comentarios sobre el vivir escritos anteriormente, 'historias de vida y algunas reflexiones'. Pero eso será luego.

Por el momento gracias a:

  • Librería y Juguetería 'Casa Ghione'
    Rivadavia 266 - La Cumbre
  • Librería 'Tejados Verdes'
    Belgrano 213 - La Cumbre - tel: 03548-15568362
  • Masajes terapéuticos 'Soledad Granara Dowling'
    La Cumbre - tel:
    03548-15571529
  • wwwAlaCumbre.com
    El sitio de La Cumbre en Internet
  • Regionales y artesanías 'Cisco'
    Belgrano 116 - La Cumbre
  • Alfajores, dulces, productos regionales 'El Regional'
    Belgrano 225 - La Cumbre
  • Ferretería 'El Rey del Repuesto'
    Belgrano 240 - La Cumbre
  • Ferretería 'Corral'
    Rivadavia 277 - La Cumbre
  • Forrajería 'La Cumbre'
    Rivadavia 261 - La Cumbre
  • Estación de Servicio 'Rhasa'
    La Cumbre
  • Inmobiliaria 'Legarreta y Asociados'
    25 de Mayo 123 - La Cumbre
  • Kiosko 'El Gusanito'
    Belgrano 232 - La Cumbre
  • 'La Nave' Rock & Blues
    La Banda de Los Cocos / La Cumbre
  • Pomadas y preparados a partir de Plantas Medicinales 'Maia'
    La Cumbre - tel: 03548-15634354
  • Bar de Helados 'Fulano'
    Caraffa 273 - La Cumbre - tel: 03548-452811
  • Empanadas y Pizzas 'La Paila'
    Tassano 68 - La Cumbre - tel: 03548-15573396

por su aporte para la confección de los folletos de promoción del evento.-

Ah!! El encuentro está proyectado inicialmente para los días 22 y 23 de abril de 2006.-

Quién es Gerardo? Tal vez más adelante intente responder eso ... mientras tanto, buscalo en Google.